La Guía Turística Más Completa de Teruel

Teruel es uno de los destinos turísticos más tentadores para quienes sueñan con revivir momentos épicos de la historia, degustar  la más exquisita gastronomía y disfrutar del contacto con el medio ambiente. A lo largo y ancho de su territorio alberga una vasta cantidad de provincias que tienen muchísimo que ofrecer y una de ellas es Teruel.
Teruel es una ciudad de la comunidad autónoma de Aragón, situada al sur, en la zona centro oriental de España, enclavada en una región rodeada de inmensas montañas que hacen parte de un paisaje digno de cualquier lienzo. Esta acogedora ciudad, es reconocida por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, por poseer una clásica arquitectura mudéjar, un estilo que combina elementos góticos e islámicos.ç

Cualquier época del año resulta propicia para adentrarse en los callejones y rincones de esta ciudad que invita a enamorarse, en medio de leyendas que cobran vida a cada paso. Ya sea en familia, en pareja o como ruta de aventura, Teruel es una excelente alternativa para hacer memoria de los antepasados que nos precedieron, y a continuación le contamos cómo hacerlo realidad.
Ciertamente se trata de una ciudad acogedora y pequeña, de clima templado a frío, pero de inmenso corazón y calidez reflejada en su gente. La dicha y la paz están garantizadas para quienes recorran sus antiquísimas calles, reviviendo cada episodio de la historia al ingresar a sus principales monumentos, gracias al interesantísimo patrimonio arquitectónico de la Edad Media.
Para algunos turolenses, esta región es conocida como la ciudad del amor, por ser rica en historias y leyendas, arte y cultura. Desde los 90, este destino es considerado como uno de los predilectos, tanto que la actividad turística es una de las fuentes de mayor empleo e ingreso a la ciudad.
El Teruel Mudéjar, resulta una magnifica experiencia pues la ciudad posee edificios fieles a este estilo, únicos en la Comunidad de Aragón, construidos durante el Siglo XIII. En sus calles se respira arte romano y medieval; que a muchos los transporta inevitablemente a un cuento de hadas.
En definitiva, Teruel es una de las ciudades más completas de España, con un amplio abanico de posibilidades y lugares que ofrecer al turista; desde pintorescos pueblos medievales, castillos de imponente belleza, templos religiosos con historia, rutas naturales para entrar en contacto con el medio ambiente, y mucho más.

Historia de Teruel

Yacimiento del Alto Chacón
Los primeros registros de los que se tengan conocimiento sobre Teruel datan de la época de los íberos, tras el hallazgo de un asentamiento conocido como Turboleta que se localizaba en los alrededores de la ciudad del yacimiento del Alto Chacón.
Hay historiadores que afirman que en el mismo emplazamiento de la actual ciudad de Teruel, en el barrio de la Judería específicamente, se asentaba “Tirwal”, enclave musulmán citado en el año 935 y cuyo significado es “torre”.
​Sin embargo, aunque se ha detectado arqueológicamente la presencia de ocupación islámica de este espacio, los restos localizados no pertenecen a un núcleo de población, sino más bien a una construcción defensiva.
Según una leyenda, para fundar la nueva ciudad, los pobladores y sabios de la villa se reunieron para invocar diversas manifestaciones y presagios, hallando un evento que consideraron una señal: un toro que mugía bajo la luz de una estrella, sobre una colina, donde siglos más tarde se erigiera la Plaza del Torico, Punto de reunión y símbolo de la ciudad..
De este místico encuentro muchos afirman que surgió el nombre la ciudad, ya que provendría de juntar en una palabra el vocablo “toro” y el nombre de la estrella, “Actuel”, formando de este modo la palabra “Toroel”, y después “Toruel”.
De aquí se desprende también, el popular símbolo del toro y de la estrella, que se puede observar tanto en la bandera como en el escudo de la ciudad, además de en el Monumento de las Vaquillas.
Mucho después, en el año 1347 Pedro IV de Aragón le concedió el título de ciudad, como reconocimiento por su ayuda en la Guerra de los Dos Pedros, enmarcada dentro de la Guerra de los Cien Años.
El siglo XX trajo consigo el estallido de la Guerra Civil, dejando sobre la ciudad el oscuro manto de la Batalla de Teruel. Las operaciones militares se extendieron desde el 15 de diciembre de 1937 hasta el 22 de febrero de 1938, tras una férrea defensa el bando republicano consiguió conquistar la ciudad, para finalmente perderla a manos de las tropas franquistas.
Los trabajos de reconstrucción comenzaron inmediatamente después de finalizar la guerra, dotando a la ciudad del aspecto y distribución urbanista que prevalece hasta nuestros días. Desde entonces el proceso de modernización no se ha detenido, pero aún así, Teruel se ha convertido en la capital de provincia menos poblada de España.

Catedral de Santa María de Teruel

Catedral de Santa María de Teruel
Este templo religioso es una de las construcciones más genuinas del arte mudéjar de Aragón y una de las pocas catedrales españolas, que junto con la de Tarazona, fueron construidas siendo fieles a este estilo.
Actualmente, la catedral está considerada como un Bien de Interés Cultural y su visita es casi obligada para quienes visiten Teruel, ya que en este templo confluyen casi todos los elementos de este arte.

Torre de la Iglesia el Salvador

Torre de la Iglesia el Salvador
Por su inigualable belleza y autenticidad, como digno ejemplar del mudéjar aragonés de España, esta edificación fue catalogada en 1986 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Además de su increíble historial arqueológico, esta torre está envuelta por una hermosa historia de amor, según la cual dos amigos inseparables: Omar y Abdalá, conocen un día a la joven Zoraida, quedando enamorados al instante y en la disputa por conquistarla deciden atender al llamado del padre de la doncella, el cual ofrece la mano de su hija a quien construya primero una torre. Abdalá concluye de segundo, pero logra esta perfecta edificación, ganando así la mano de Zoraida.

Acueducto los Arcos

Acueducto de los Arcos
También se le conoce como el Acueducto La Traída, se trata de una de las obras de ingeniería más relevantes del Renacimiento español que  tiene origen en la zona conocida como Peña del Macho, fuente situada a mitad de camino entre Teruel y Valdecebro; a unos 4 mil 200 metros de la ciudad.
Surgió como respuesta a las fallas en el suministro de agua a la ciudad, que hasta ese momento dependía de los grandes aljibes construidos en el último cuarto del siglo XIV en la actual Plaza Carlos Castel y de varios pozos y aljibes más pequeños distribuidos por otros puntos del casco urbano.
En medio de una gran expectación popular, el agua llegó a la Fuente de la Plaza Mayor en 1558 y en la actualidad, deslumbra por sus elevados arcos e impecable diseño, considerado un elemento de gran impacto arquitectónico y cultural en nuestros días.

Aljibe Medieval

Aljibe Medieval
Por tratarse de una ciudad amurallada, Teruel no tuvo más opciones que proveerse forzosamente de medios de abastecimiento de agua, creándose los aljibes cuya construcción se inició en 1373, tardando muchos años en finalizarla. Finalmente, la obra se logró ejecutar en cantería, utilizando betunes impermeables. En la actualidad se encuentra en pleno centro de la ciudad, justo debajo de la plaza del Torico y es uno de los centros que más llama la atención de los visitantes quienes describen la experiencia al ingresar en su interior como descubrir un mundo misterioso.

Museo de Teruel

Museo de Teruel
El recorrido por Teruel y su historia viva no estaría completo sin una visita al Museo de Teruel. Este se encuentra instalado en el edificio conocido como Casa de la Comunidad, un antiguo palacio construido durante la segunda mitad del siglo XVI. El mismo fue sede de la Comunidad de aldeas de Teruel en la época de la Edad Media.
Las numerosas colecciones acá exhibidas destacan por su variedad y complementariedad a la reconstrucción del acervo histórico local.
Desde el sótano y planta baja se logra apreciar las colecciones que corresponden al arte etnográfico, con la representación del ciclo entero de la vida y las reproducciones de los antiguos gremios. La primera planta está dedicada al arte de la cerámica y lo más destacado es una reconstrucción de una farmacia del siglo XVIII. La segunda y tercera planta tratan la arqueología y la prehistoria, con muestras encontradas en los diferentes yacimientos de la provincia de Teruel. La cuarta y última planta cierra el ciclo arqueológico agregando las culturas romanas, celtíberas, visigodas y medievales.
Actualmente este museo es considerado patrimonio cultural de Aragón.

Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro
Es una iglesia del siglo XIV, que no en vano entra en el eje de los elementos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.​ El conjunto de la Iglesia de San Pedro de Teruel está conformado por una serie de elementos arquitectónicos propios del estilo mudéjar de Aragón de lo más interesante y atrayente para propios y foráneos.
 Pero, ¿Qué hace que este templo guarde tanta historia y leyenda?, sus capillas laterales fueron testigo del yacimiento de los amantes de Teruel, la mayor historia de amor de la ciudad, protagonizada por Don Diego de Marcilla y Doña Isabel de Segura, amigos desde la infancia ven truncado su amor por la diferencia de estatus social, razón por la que junto a esta iglesia, se encuentra ubicado actualmente el Mausoleo de los Amantes de Teruel.

Torre de San Martín

Torre de San Martín
Fue erigida en 1316 y reformada en el siglo XVI, en que se le añadió un basamento de piedra. Se levanta en la Plaza de Pérez Prado, justo al frente de la Calle de los Amantes. Al igual que las torres de la Catedral, San Pedro y El Salvador se trata de una torre  que sirve de puerta para atravesar la cuesta de la , en un recorrido por el Teruel medieval. Este pasadizo  lleva a los más curiosos a la puerta de las murallas del mismo nombre.
Aunque la iglesia ha sido sometida a una profunda restauración, prevalece su carácter medieval que la ha dignificado y ha sacado a la luz restos de su antigua fábrica románica.

Viaducto de Fernando Hué

Viaducto de Fernando Hué
El también denominado viaducto Viejo fue proyectado por el ingeniero Fernando Hué de la Barrera y construido en 1929 con el propósito de facilitar la expansión urbanística de Teruel hacia el Sur, donde actualmente se sitúa el Ensanche, y a su vez, para propiciar  su comunicación con tierras valencianas a través de la carretera.
Esta obra vial es catalogada como una de las construcciones de ingeniería contemporánea más importantes de España en todo el siglo XX. Cabe destacar, que no por moderna,  este viaducto carece de historia, ya que su diseño está inspirado en el Acueducto de los Arcos, el otro viaducto con que cuenta la ciudad de Teruel.

Torre de San Pedro

Torre de San Pedro
Esta  torre es la de menor altura de las cuatro medievales que se levantan en la Ciudad. A pesar de no disponer de datos sobre su construcción, sus rasgos arcaizantes la sitúan como la más antigua, o al menos pareja con la de la Catedral en su cronología. Al igual que en el caso de esta última, es posible que se tratase del campanario de la primitiva iglesia románica que se levantaba en el lugar, de la que datan su existencia desde 1196, y de la que nada queda después de levantarse el actual templo mudéjar en el siglo XIV.

Parque natural Fuente Cerrada

Parque natural Fuente Cerrada
Para pasar un buen rato en familia y en contacto con la naturaleza, Teruel ofrece a sus visitantes el Parque Fuente Cerrada, tan solo 5 km de la capital. Este oasis natural, se presenta como una extensa área con múltiples opciones para actividades recreativas y el descanso.
En sus espacios cuenta con servicios deportivos como cominerías por bonitos bosques de pino, campo de fútbol, restaurantes, columpios para los más chicos, instalaciones aptas para preparar y degustar exquisitas parrillas o paellas a la luz del sol. El área natural cuenta con dos piscinas: una para adultos y otra infantil.
Valora esta página