Río de Guadalhorce

Si de turismo se trata, qué mejor que visitar este  río que pertenece a la Península Ibérica, de gran caudal y tamaño, enmarcado en la provincia de Málaga. Al visitar esta provincia es imposible dejar de visitar este exuberante lugar, ya que podrá disfrutarse de una gran belleza que no se puede perder. Este río nace en la Sierra de San Jorge entre el límite de la provincias de Málaga y Granada, con un caudal promedio de 8 m3/s y 3147 m2 de superficie.

El río Guadalhorce es uno de los más bellos parajes de la provincia de Málaga donde podrá disfrutarse de una gran fauna y una flora de gran composición de mimbreras, sauces, chopos, golondrinas, galápagos leprosos…

Se recomienda visitar este enclave natural, ya que es uno de los pocos rincones de Málaga, llenos de magia, y lo mejor es que se necesita alejarse mucho de la ciudad para disfrutar de esta magnífica zona. Es un lugar ideal para pasear, montar bicicleta, con una disposición al turista de varios observatorios.

Relato del Rio de Guadalhorce

Este es uno de los espacios naturales más visitados en la provincia por contar con paisajes de gran atracción y grandes aprovechamientos hidráulicos. Según el historiador Víctor Heredia este fue un punto que se eligió para trazar el ferrocarril entre Malaga y Cordoba, por lo que los ingenieros tienen el reto de superar esta barrera natural, siguiendo el curso de este río entre el Valle de su nombre, al sur, y la Vega de Antequera al norte. Con el pasar de los años se formó una población con el nombre de El Chorro en donde se le dio alojamiento a los trabajadores de las centrales hidroeléctricas, siendo en 1903 cuando se constituye la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro para explotar la concesión. En el año 1907 se sufre una inundación y al siguiente año un incendio que casi llevaron la empresa a la quiebra. La explotación de este río fue abandonada hace varias décadas por su gran caudal y por su valor ecológico.

Tras las inundaciones de Málaga en 1989, las autoridades deciden que se realice un encauzamiento faraónico de los dos brazos de este río, del Arroyo de Las Canas y la construcción de la presa en el río Campanillas, lo que trajo como consecuencia que la sociedad de esos tiempos ejerciera presión al gobierno ya que estaba en juego la supervivencia del paraje natural, y por tal motivo esta obras sufrieron grandes retrasos que hasta el dia de hoy continúan es su fase final.

Actualmente existen varios senderos para que los visitante puedan hacer rutas en el interior del paraje con fácil acceso desde la ciudad lo que permite que se pueda disfrutar de un paseo en un espacio natural donde  donde abunda el paisaje acuático y las aves.

El territorio ofrece la posibilidad de desarrollar actividades que tengan contacto con la naturaleza, deportivas y de aventura como el senderismo, el vuelo libre, la escalada,  que permitirán descubrir cada uno de sus bellos rincones.

Valora esta página