Cueva del Tesoro en Málaga

La Cueva del Tesoro de Málaga está situada en uno de los Cantales, o pequeños precipicios, que surge de piedra caliza del marco Jurásico y se ubica en el océano a la deriva mediterránea. El océano es el principal especialista en erosión que ha contribuido al desarrollo del flujo de los Cantales. A medida que avanzaban los milenios, se han ido haciendo huecos y acantilados, que hoy en día son las señas de identidad de esta escena.

El Rincón de la Victoria tiene uno de las tres principales cuevas de raíz marina conocidos en el planeta. Es el único de su clase en el continente europeo, los otros dos fueron encontrados en Asia y América Central.

El océano conformaba exposiciones cotidianas de cavernas sumergidas, con segmentos y abismos que son la base de la Cueva del Tesoro. Posteriormente, una vez que la zona se había desarrollado por encima del nivel del océano, las fugas de agua dulce dieron forma a los arreglos de estalactitas y estalagmitas y de huecos de comienzo en tierra y final en agua.

La cueva es predominantemente conocida por la leyenda que la rodea, sobre la presencia de una fortuna encubierta en una de sus cavernas en medio de la época árabe. Esta convención se refleja en las obras del siglo XVII de Fray Antonio Agustín de Milla y Suazo.

La sala más grande y húmeda de todo el conjunto es la sala de los Lagos, donde os podéis ver marcas de estalactitas impredecibles, debido a las filtraciones de agua dulce a través de la piedra, y además tres lagos. Desde aquí se accede a la sala de la Virgen, una de las más grandes y abiertas de las numerosas corrientes de agua que pasan por allí.

Historia de la Cueva del Tesoro

Una antigua leyenda cuenta la presencia de un tesoro oculto en la Cueva del Tesoro, a sólo 15 kilómetros de la capital malagueña, en la comarca del Rincón de la Victoria. Esta leyenda alude a la fortuna de los cinco gobernantes de la dinastía almorávide, cuyo último gobernante, Tesufin ibn Ali, falleció en la Plaza de Orán en 1145, a causa de los almohades, tras dejar la fortuna real en su acercamiento a Al Ándalus.

Los indicios de esta fortuna se perdieron y fue Fray Agustín de Milla y Suazo, un local de Orán, que en el siglo XVII recogió la leyenda en su composición Historia eclesiástica y secular de Málaga y su obispado, en la que indica la Cueva del Higuerón como lugar de sepultura de la fortuna. Esta historia fue luego recogida en Conversaciones Malagueñas, distribuida en 1789 por Cristóbal Medina Conde con cada uno de los componentes de una leyenda, en la que ni el goliath ni la mítica serpiente están ausentes. Como indicó este creador, la historia relata que 17 hombres de gran estima se dirigieron a la conocida cueva con la meta de encontrar la famosa fortuna, y salieron asustados, convencidos de que habían visto “la figura de una criatura única e impresiones y huellas con la forma similar a un pie humano pero con la particularidad de ser anormalmente más grandes tanto de ancho como de largo.

Horarios de Visita

Los horarios en verano (del 15 junio al 15 septiembre):

  • Mañanas: 10:30 – 13:00
  • Tardes: 16:30 – 19:00

Los horarios en invierno (del 16 septiembre al 14 junio):

  • Mañanas: 10:00 – 13:00
  • Tardes: 15:00 – 17:00

Abierto todos los días excepto 25 de diciembre, 24 y 31 de diciembre (tarde), 1 y 6 de enero.

Tarifas

  • Adultos: 4,65 € Individual.  4,50 € Grupo
  • 3ª Edad: 2,75 € Individual.   2,50 € Grupo
  • Infantil: (4-14 años): 2,75 €.  2,50 € Grupo
  • Niños: (0-3 años) Gratis Individual. Gratis Grupo.

Tened en cuenta que el grupo debe tener un mínimo de 30 personas.

Valora esta página