Catedral de Málaga

La Catedral de Málaga es considerada una de las edificaciones más emblemáticas de toda la ciudad de Málaga, catedral que lleva por nombre Basílica de Nuestra Señora de la Encarnación, arquitectura esbelta que desde lo lejos se le divisa en casi todo el esplendor de la entidad, situada en el centro histórico, exactamente en las inmediaciones de las calles Larios y de la Alcazaba, lugar donde en el pasado se encontraba la antigua Mezquita de tiempos árabes y que fuera consagrada bajo la religión católica tras la Reconquista de Málaga por los Reyes Católicos.

Su construcción se llevó a cabo durante el Renacimiento con una compleja estructura de estilos, aunque originalmente querían construirla en un estilo greco-romano, años en los que según los historiadores luego de la consagración de la mezquita mayor se transformó en iglesia cristiana, sin embargo, el espacio aún era de pequeñas dimensiones para toda la población, por tal razón iniciaron los proyectos para una gran basílica, así como la busqueda de recursos para su construcción.

El arquitecto mayor de Toledo fue quien se hizo cargo en primera instancia, quien aprobó los planos de Diego Siloé que fueron llevados a Cabildo el 29 de marzo de 1528, día en que fueron aprobados y se dió la orden de su edificación, para que sesenta años después, específicamente el 31 de agosto de 1588 se decidió inaugurar sin haber terminado por completa la obra, por lo que fue pasada del Santo Sacramento de la iglesia de Santiago hasta la nueva Catedral.

Desde entonces se realiza la procesión acompañada por las imágenes de los patronos de la localidad, San Ciriaco y Santa Paula, día desde el cual también se decidió que el nombre seguiría el de la advocación original, es decir, Virgen de la Encarnación, tomándose como escudo de armas una jarra de azucenas en símbolo de la pureza.

Para el 5 de junio de 1631 se estrenó la catedral, pero aún sin terminar, es por ello que se le conoce como manquita, por la falta de una de sus torres.

Relato de la Catedral de Málaga

Este enorme templo durante toda su edificación se vio envuelto en constantes vicisitudes e interrupciones hasta bien entrado el siglo XVIII cuando en 1782 y con una de las torres de la fachada principal y numerosos elementos decorativos sin acabar, se puso fin a un largo proceso constructivo. Se cree que el dinero destinado a la finalización de la torre sur se utilizó para ayudar a los Estados Unidos durante su independencia, como se indica en una placa en la base de la torre, aunque investigaciones de registros deducen que el dinero se empleó en el acondicionamiento del Camino de Antequera.

La visita a este lugar sagrado es un gran experiencia para cualquier turista, debido a que el cuerpo central de la fachada está dividido en dos alturas y tres calles separadas por monumentales columnas de orden corintio erigidas sobre altas basas, mientras que en el piso inferior hay tres arcos monumentales y en ellos, puertas flanqueadas por columnas de mármol rojizo. La puerta principal se le observan columnas salomónicas, sobre las puertas hay unos medallones, en las ubicadas a los laterales representan a los patronos de Málaga, San Ciriaco y Santa Paula, y el central representa la Anunciación del Señor, obra labrada en 1743 por el escultor barroco Antonio Ramos.

Horarios de visita y tarifas

Todas aquellas personas, visitantes, turistas y residentes que deseen acudir a la Catedral pueden hacerlo en un horario del 1 de abril al 15 de octubre de lunes a viernes de 10:00 a 21:00 h, sábados de 10:00 a 18:30 h, mientras que los domingos y festivos de 14:00 a 18:30 h. El resto del años que consta del 16 de octubre al 31 de marzo, de lunes a sábados de 10:00 a 18:30 h, no obstante, los domingos y festivos de 14:00 a 18:30 h.

Los precios  de visita de Catedral + ARS Palacio Episcopal es de 6 €, mayores de 65 años en 5.50 €, jóvenes pagarán 3 €. Y aquellos que decidan por Catedral + ARS Palacio Episcopal + Cubiertas, deberán pagar 10 €, Mayores de 65 años y jóvenes por 9 €.

Valora esta página