Catedral de La Almudena Madrid

La conocida como la Catedral de La Almudena de Madrid, pero cuyo nombre real es la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Santa María la Real de la Almudena es un es un templo católico  construido en homenaje a la Virgen María de 4.800 metros cuadrados.

Este es el principal templo de la jurisdicción eclesiástica Archidiócesis de Madrid, y que funge como sede del arzobisbo y del capítulo metropolitano.

La iglesia está ubicada en el centro de Madrid, específicamente en la calle de Bailén, 10, 28013 y cuenta con un estilo neoclásico en su exterior, neogótico en su interior y su cripta neorrománico.

La leyenda cuenta que ante la invasión sarracena (ocurrida entre los años 711-714), los cristianos de la villa para evitar la profanación de la imagen, la escondieron a en un cubo de la muralla que rodeaba esta villa de Madrid que luego pasaría a ser capital de España.

Otra historia cuenta que Rodrigo Díaz de Vivar cuando se encontraba en Toledo ayudó a un leproso a salir de una zanja donde había caído. En ese momento, se convirtió en una figura femenina que le indicó que tenía que tomar Madrid y que ganaría batallas hasta después de muerto. Cuando el héroe castellano se acercó a la villa, se desprendió el trozo de muralla donde se había mantenido oculta la figura y, a través de ese hueco, el Cid entró y conquistó la ciudadela.

Poco se sabe con exactitud más allá de que los análisis científicos afirman que la talla data del siglo XVI. Y que, anteriormente, existió otra imagen que probablemente se quemó. Independientemente de sus posibles procedencias, la talla de la patrona de Madrid es la más antigua de la capital y tiene nombre árabe. Almudena proviene de la palabra «al-mudayna», que significa «ciudadela», y que era el antiguo recinto militar amurallado que ocupaba la colina sobre la que ahora se asientan la Catedral y el Palacio Real de Madrid.

Hoy por el el templo es uno de los lugares con mayor atractivo turístico de la capital española, no solo por lo que representa para la iglesia católica, sino también por su diseño y arquitectura que combina elementos neóclasicos y neogóticos, permitiendo a quienes la visiten, disfrutar de una verdadera joya.

Historia de la Catedral de La Almudena

Los primeros planos de la iglesia se trazaron en 1879 por Francisco Cubas, quién originalmente planteó que el templo sirviera para que fuera panteón de la reina María de las Mercedes, que falleció un año antes.

En 1883 se puso la primera piedra del proyecto, sin embargo, el Papa León dio en 1885 una bula donde se creaba el Obispado de Madrid-Alcalá y de ahí el proyecto se transformó para convertirlo en una catedral que hoy es símbolo de la religión católica en España.

Cubas inspiró su diseño en un estilo gótico de origen francés del siglo XIII, tratando de emular a diversas catedrales europeas como la de Reims, entre otras.

En 1899 Cubas falleció y la dirección de las obras siguieron a cargo de Miguel Olabarría, Enrique Repullés y Juan Moya.

Lo primero que se inauguró del templo fue la cripta en el año 1911, pero con el inicio de la Guerra Cívil Española las obras de construcción tuvieron que detenerse hasta 1939 y con escasos recursos.

La Dirección General de Bellas en el año 1944 convocó a un concurso de carácter nacional para continuar la  construcción del templo. Fernando Chueca Goita y Carlos Sidro resultarían los ganadores de el concurso y la obra continauría sin su su estilo gótico que fue concebido por Cubas.

Sería en 1950 cuando se retomara la construcción de la obra, pero en 1965 se paralizaron por falta de recursos y de apoyo del Ayuntamiento de Madrid. Para 1984 se consgiuió apoyo de algunas instituciones públicas, incluyendo el Ayuntamiento y el Gobierno Español, y también de instituciones privadas para terminar el proyecto que inició 100 años antes y que finalmente sería concluida en 1993.

En ese mismo año, el Papa Juan Pablo II, en su cuarto viaje al país ibérico, consagró la catedral como uno de los más importantes templos de la religión católica en el mundo.

La fachada principal da hacia la plaza Almería y mira la cara sur del Palacio Real. Posee un pórtico doble de inspiración jordánica y toscana. Cuenta con cuatro estatuas: San Isidro Labrador, Santa María de la Cabeza, Santa Teresa de jesús y San Fernando, que fueron hechas en piedra blanca hechas por el escultor Ramón Chaparro y que representa cuatro santos españoles.

En su balcón la Virgen de Lis está representada en una ventana de 10 metros cuadrados y resaltan cuatro estatuas evanglesitas del escultor José Luis Parés. Otros dos escudo de este escultor se encuentran en la parte inferior de las torres. Además, se encuentra en el escudo del Papa que consagró la Catedral.

A los extremos se encuentran dos estatuas hechas de bronce de San Pedro y San Pablo, esculpidas por Juan de Ávalos. El escultor Sanguino fue el encargado de diseñar las puertas que fueron hechas de bronce. La puerta central conmemora el Jubileo del año 2000. Una de las laterales hace honor a la Monarquía de España y la otra está dedicada a Hispanoamérica.

La fachada que da hacia la calle Bailén es el acceso que más usan los visitantes y está ubicada al frente de la plaza Juan Pablo II quién consagró este templo y posee una estatua del sumo pontífice de tres metros realizada por Juan de Ávalos. También está rodeada de cuatro fuentes que le dan mayor atractivo visual. Sus puertas también son de bronce y diseñadas por Sanguino.

A esta entrada se accede a través de una escalera imperial que también cuenta con rampas a sus laterales. La puerta central recuerda al Papa durante el día de la consagración en el año 93 y tiene imágenes de los reyes Juan Carlos I y Sofía, María de las Mercerdes, reina madre y el el arzobispo Ángel Suquía. La lateral derecha ilustra la la procesión de la Virgen de Almudena y la izquierda representa su hallazgo por parte del rey Alfonso VI de Castilla.

En su exterior la catedral cuenta con una doble cúpula gótica desde el interior pero con detalles barrocos en su exterior.

La parte interna del templo contrasta a su exterior al presentar detalles y estilos del neogótico. Posee un planta de cruz latina, crucero de tres naves amplio, nave central y dos laterales, una cabecera curva con girola y cinco capillas radiales.

En el crucero derecho de la nave se encuentra el altar de la Virgen de Almudena, la cual es patrona de Madrid. En la escultura la virgen está con el niño en brazos  y fue hecha en madera tallada policromada al estilo gótico y se ubica encima sobre un pedestal del plata originario del siglo XVII.

La nave central tiene una cubierta pintada por José Luis Galicia y representa a los cuatro elementos (agua, tierra, aire y fuego). Asimismo, el órgano catedrálico fue construido por Gerhard Grenzing y está situado en el coro alto, a los pies del templo y consta de cuatro teclados, más otro de pedal con acoplamientos mecánicos y eléctricos.

Entre sus obras encontramos:

  • Adoración de los Pastores de Francico Bayeu.
  • Belén Quinteño cuyo autor es desconocido.
  • Capa Pluvial, Terno de los Apóstoles.
  • El Códice de San Isidro.
  • Custodia de Mano de Fernando Marmolejo.
  • Niño Jesús donado por Lorenzo Merino
  • Pila Bautismal.
  • Tapiz de la Serie Historia de Alejandro Magno.
  • Triptico de la Navidad de la Virgen.
  • Un nuevo Divino en el Museo.
  • Una Casulla de Oro.

Además, se han realizado diversas exposiciones temporales para el disfrute de sus visitantes y para promover la belleza del arte.

Horarios de Visita y Tarifas

La catedral está abierta al público a partir de las 9:00 y hasta las 20:30 horas de lunes a domingo, mientras que el acceso a su museo y cúpula es de lunes a sábado de 10:00 a 14:30 horas.

El acceso al templo es completamente gratuito. No obstante, para visitar el museo y la cúpula los adultos deben pagar 6 euros, los estudiantes y grupos pensionistas cuatro euros. De poseer Madrid Card podrán acceder de manera gratuita a estos espacios.

Se puede llegar en metro por las lineas 2 y 5 de Ópera. y las rutas 3, 25, 39 y 148 de autobuses.

Entre los lugares más próximos se encuentran la Plaza Mayor, el Palacio Real de Madrid, la Plaza de España, la Gran Vía y el Museo Cerralbo.

Valora esta página