La Guía Turística Más Completa de Guadalajara

Cuando la historia cobra vida entre los vestigios del tiempo, y resiste generación tras generación en armonía con el modernismo, es cuando surgen espacios llenos de encanto y de gran atractivo turístico. Es así como en España, renace cada día la provincia de Guadalajara, llena de encanto y misticismo, recibiendo a millones de visitantes que se sienten tentados a descubrir ¿qué ver en Guadalajara?.
Para quienes no la conocen, Guadalajara es una ciudad y municipio de España, situada en el centro de la península ibérica, capital de la provincia homónima, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha.
La ciudad se fundó sobre una colina, entre dos profundos barrancos, el del Alamín y el del Coquín o de San Antonio, en las cercanías del Río Henares.
Esta enigmática tierra, cuenta con una extensión de 235,51 km²  sobre el cual conviven más de  84 mil 145 habitantes, lo que la convierte en la segunda ciudad más poblada de Castilla-La Mancha, luego de Albacete. Goza de un clima mediterráneo, con prolongados y fríos inviernos, y breves veranos con temperaturas muy sofocantes.
Esta ciudad de incalculable riqueza multicultural, histórica, gastronómica, enigmática e innovadora es una puerta abierta a la historia viva. Sobran las razones que hacen de Guadalajara un destino turístico caracterizado por la diversidad y amplitud de una gran urbe, siendo también un centro industrial y empresarial naciente.
Una vez que decida visitar esta provincia, no podrá dejar de deleitar sus 5 sentidos con la imponente belleza de lugares únicos y su gente alegre de trato amable.

Historia de Guadalajara

A Guadalajara la identifica una vasta riqueza patrimonial, en la cual sus antepasados han dejado una invaluable huella en numerosos monumentos, museos, plazas y edificios antiguos, testigos del devenir histórico que alimenta la memoria de toda población.
Los registros que hacen referencia a la historia de Guadalajara, se remontan al siglo VIII y el IX, cuando es fundada por los árabes, a quienes se les debe su nombre pues del vocablo “wād al-ḥaŷarah”, cuando se referían al hoy río Henares.
En sus cercanías había existido un emplazamiento romano, cuyo nombre, Arriaca, pudo tener el mismo significado. La ciudad alcanzó cierto esplendor en el siglo X, a pesar de su situación en un territorio que casi siempre estuvo en pie de guerra.

Palacio del Infantado

Palacio del Infantado
También conocido como el Palacio de los Duques del Infantado, fue construido entre los años 1480- 1483 y aún en nuestros días, mantiene su estilo gótico plateresco del siglo XV.
A pesar de sus remodelaciones, este edificio conserva su autenticidad y es uno de las paradas obligadas para quienes visitan la ciudad. En la actualidad, este edificio resguarda la sede del Ayuntamiento de Guadalajara.

Torreón del Alamín

Torreón del Alamín
Forma parte de la antigua muralla de la ciudad, y fue declarada Monumento Nacional. En 2004 se reabrió al público como centro de interpretación de las murallas de Guadalajara.
Este es un torreón de planta cuadrada, que se levanta ante la mirada de quienes se acercan con unos veinte metros de altura desde la base en el fondo del barranco. Fue construido en argamasa y mampostería y los muros tiene casi dos metros de anchura.

Capilla de Luis de Lucena

Capilla de Luis de Lucena
Originalmente llamada de Nuestra Señora de los Ángeles, este es una de las estructuras de
Para quienes se deleitan con estas edificaciones, les alegrará saber que aquí hallarán una impactante decoración pictórica en sus bóvedas, en las cuales se insiste sobre el tema salomónico, alternando historias y personajes del Antiguo Testamento que, en sentido profético, anuncian la llegada del Mesías.

Museo de Guadalajara

Museo de Guadalajara
Este santuario de historia viva custodia los objetos más relevantes del patrimonio cultural. Sus colecciones se integran en tres secciones: Bellas Artes, Arqueología y Etnografía.
La colección de Bellas Artes es la más antigua del Museo y en ella reposan los bienes rescatados de la iglesia a partir del año 1835. La muestra  de la  sección de Arqueología es la más numerosa del Museo, ya que reúne todos los objetos procedentes de las prospecciones y excavaciones arqueológicas realizadas en la provincia.
La sección de Etnografía ofrece una muestra de objetos relacionados con el arte y la idiosincrasia de la provincia. Las exposiciones permanecen abiertas de forma permanente y las visitas guiadas integran las tres secciones en una muestra denominada “Tránsitos”, acompañada de un experto que describirá cada elemento y aclarará cualquier duda sobre el tema antropológico.

Zoo de Guadalajara

Zoo de Guadalajara
El  Zoológico Municipal, exhibe a más de cien especies en su hábitat natural, en su mayoría de origen europeo. Osos, lobos, ciervos, nutrias, monos capuchinos, corzos macacos de Gibraltar, son solo algunos de los especímenes que pueden ser vistos conviviendo en armonía con la naturaleza.
También cuenta con una vasta diversidad de aves como el emú, el cisne, el buitre, y más de veinte especies de aves acuáticas y zancudas. El zoo no solo recibe visitas de propios y foráneos, sino que además presta su colaboración y participa en proyectos de investigación en diversos campos. Se encuentra situado en el Parque del Río, junto al Henares y  espera a sus visitantes con las puertas abiertas

Palacio de la Cotilla

Palacio de la Cotilla
El palacio de la Cotilla o de los marqueses de Villamejor es un palacete del siglo XVII situado en el centro de Guadalajara (España). Perteneció a los marqueses de Villamejor. Actualmente el edificio es utilizado como escuela municipal de artes.
Fue construido en las primeras décadas del siglo XVII sobre las casas de Inés de la Cotilla, mujer hacendada de Guadalajara en el siglo XVI.

Concatedral de Guadalajara

Concatedral de Guadalajara
La Concatedral de Santa María de la Fuente la Mayor o de Santa María es una iglesia musulmana y una de las sedes episcopales de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara junto con la catedral de Santa María de Sigüenza. Fue construida durante el siglo XIV sobre una mezquita del XIII.
En su interior, muchos destacan la belleza  del retablo mayor de Francisco Mir, en estilo renacentista manierista. Los visitantes también son deleitados por un magnífico retablo, obra del primer tercio del siglo XVII, de autor desconocido. Se estructura en dos cuerpos y tres calles, estando ocupados sus espacios expositivos por magníficas escenas de talla en relieve representando pasajes de la Vida de la Virgen, así: la Natividad, la Epifanía y otras, presididas todas al centro por una representación magnífica de la Asunción de María, y en lo alto un Calvario.

Parque de la Concordia

Parque de la Concordia
Este es sin duda el parque emblemático de Guadalajara, un auténtico testigo de los últimos 150 años de historia de la ciudad. Ubicado en el casco central de la ciudad, este espacio abierto, rodeado de naturaleza es de visita obligada para todo aquél que visite la provincia.

Palacio de la Diputación de Guadalajara

Palacio de la Diputación de Guadalajara
Situado en el centro de la ciudad, este palacio pese a que ha pasado por dos profundas reformas, continúa conservando su estructura antigua que la hace muy atrayente para los turistas.
La fachada principal es fácil de identificar por su gran portada, un balcón corrido y tres ventanales semicirculares. Entre los ventanales hay medallones vacíos que en el pasado estaban decorados con bustos de personajes. A la fachada se le suma una especie de muro de pequeñas dimensiones que tiene el escudo provincial, bajo el que se alcanza a leer “Diputación Provincial”.

Museo Francisco Sobrino

Museo Francisco Sobrino
Este histórico edificio es un tributo vivo a la obra del artista local de la luz y el color, Francisco Sobrino Ochoa.
Curiosamente, este museo yace sobre las ruinas de un viejo matadero de reses. Hoy en día, brinda a sus curiosas visitantes más de 120 metros cuadrados de exhibición repartidas en dos salas en la que se muestra una colección de obras representativas  como acuarelas, lienzos, relieves y  esculturas.
El museo abrió sus puertas desde el 2015 y desde entonces, se ha convertido en un espacio cultural de referencia para el arte contemporáneo.

Palacio de Antonio de Mendoza

Palacio de Antonio de Mendoza
Esta magnífica obra de estilo renacentista, es considerada un ícono del patrimonio histórico de esta ciudad. Actualmente funciona  como Instituto de Bachillerato Liceo Caracense. Está conformado por el palacio del caballero Antonio de Mendoza y la iglesia de la Piedad, ambas edificaciones con sus ampliaciones posteriores, delimitan actualmente un jardín abierto a la calle. En el lado izquierdo, las portadas de ambos edificios forman un rincón de alto valor arquitectónico.
La portada del palacio, concebida como un arco de triunfo, repite motivos ornamentales de carácter militar. Estuvo coronada por un frontispicio con las armas de Antonio de Mendoza, sustituido en 1912 por el balcón actual. A la izquierda, la portada plateresca de la iglesia, coronada por la escena de la Piedad, revela la mano maestra de Covarrubias.

Fuerte de San Francisco

Fuerte de San Francisco
Este impresionante complejo arquitectónico fue concebido inicialmente como convento, y actualmente es propiedad del Ayuntamiento local, para ser utilizado como espacio para diversas funciones.
Lo interesante de este sitio, es que en el subterráneo de la iglesia conventual se halla la cripta de los duques del Infantado, realizada a imagen del panteón de los Reyes del monasterio de El Escorial.

Alcázar Real de Guadalajara

Alcázar Real de Guadalajara
En el extremo norte de la ciudad antigua, sobre el barranco del Alamín, cerca del Palacio del Infantado y enfrente de la Iglesia de los Remedios, se levanta el antiguo Alcázar Real de Guadalajara. Las ruinas actuales datan del siglo XIII, aunque no se descarta que en el mismo emplazamiento hubiera existido una fortaleza árabe.
El Alcázar fue residencia de los reyes castellanos desde el siglo XIII hasta fines del XV. Después, cuando perdió esa función, conoció un largo proceso de abandono y ruina. En el siglo XVIII, el edificio fue ampliado y convertido en Fábrica de Paños; en el siglo XIX, sucesivamente, se establecieron en él los cuarteles de Santa Isabel y San Carlos, el Colegio de Huérfanos de la Guerra y el Batallón de Aerostación.
Durante la Guerra Civil Española de 1936-1939, el Alcázar fue bombardeado y destruido casi por completo. Desde 1998 ha sido objeto de varias campañas de excavación arqueológica. Estos trabajos han revelado la importancia de este monumento en la historia de la arquitectura civil de la Baja Edad Media.

Iglesia de los Remedios

Iglesia de los Remedios
Si es amante de los antiguos templos católicos, este sin duda quedará en su memoria. De estilo renacentista, esta iglesia data de la segunda mitad del siglo XVI.
Fue destinado primero a colegio de doncellas, que tomó el nombre de Nuestra Señora de los Remedios, entonces patrona de Guadalajara. En la actualidad es aula magna de la Escuela de Magisterio de la Universidad de Alcalá.
Se encuentra ubicada frente al antiguo alcázar de Guadalajara y junto al palacio del Infantado.

Iglesia de Santiago El Mayor

Iglesia de Santiago El Mayor
Esta obra arquitectónica data del siglo XIV, y fue sede del antiguo convento de Santa Clara, fundado por la infanta Berenguela, hija de Alfonso X de Castilla. Allí se formaron las monjas clarisas quienes en 1912  partieron a Valencia.
Posteriormente, se construyó un hotel sobre el edificio monasterial, conservándose así la portada y el claustro, que posteriormente fueron definitivamente desmontados y trasladados a una finca de Madrid, propiedad de la familia Figueroa. Esta misma familia donó el templo clariso a la ciudad, para que en él se instalara la parroquia de Santiago.

Patio de los leones Guadalajara

Patio de los leones Guadalajara
O Patio Central, hace parte del Palacio del Infantado, y se trata de un espacio típico del estilo hispano-flamenco. Sus detalles atraen las miradas de quienes se acercan a conocerlo, ya que está configurado con un juego de doble arquería superpuesta, decorada con perlas y laureles y picos que sobresalen.
En el paramento que hay entre los arcos y el friso superior formado por una celada terciada con hojas de cardo, se observan las figuras del los leones que dan nombre al conjunto, en medio una tolva de molino  y entre ellos las figuras de dos grifos rampantes sobre los escudos ducales. Este edificio es actualmente sede del Archivo Histórico del Museo Provincial de Guadalajara

Bosque de Valdenazar

Bosque de Valdenazar
Este oasis de infinito verdor comprende una terreno extenso que se asienta sobre una vaguada situada junto al campo de golf de Valdeluz y cuyo hábitat natural está conformado por una densa masa boscosa de encinas y robles, característicos del bosque mediterráneo, que se conservan intactas gracias a que el factor humano no ha condicionado el terreno y no se han visto afectadas por la actividad agrícola.
De titularidad municipal, en este paraje abundan diversas especies autóctonas de aves y animales mamíferos, como el cernícalo primilla, la perdiz, el mochuelo, el corzo o el jabalí, que campan a sus anchas entre la espesura. Las vistas de este auténtico pulmón vegetal desde la Casa Club del campo es magnífica, sobre todo, durante la época otoñal.

Puerta de Bejanque

Puerta de Bejanque
De los vestigios de la ciudad amurallada de Guadalajara, quedan hoy restos de La Puerta de Bejanque, una muestra de la resistencia de la época. Este elemento, considerado un monumento, estuvo protegida por una torre de planta pentagonal, con su espolón de punta mirando hacia el Levante, y con dos ingresos a través de arcos: uno mirando al sur y otro al norte, con objeto de obligar a los viandantes a hacer un recorrido bamboleante en su interior, y de ese modo proteger la puerta, la muralla y en definitiva la ciudad de ataques guerreros.
Muy poco ha quedado de aquella puerta, que fué derribada en 1884 pero que hoy evocan la memoria de una ciudad que florece en todo su esplendor y que tiene mucho que mostrar a quienes tengan la fortuna de visitarla.
Valora esta página