Plaza Nueva de Granada

Uno de los mayores tesoros que Granada luce a sus habitantes y turistas es el paseo por la Plaza Nueva, la puerta a la calle más bonita del mundo. La Plaza Nueva de Granada lo conforman edificios, iglesias, torres y puertas antiguas cuidadosamente conservados sobre el embovedado río Darro que cruza de norte a sur.

Los visitantes que deseen conocer esta joya arquitectónica, pueden ubicar la plaza en el cruce entre la calle Reyes Católicos y la Carrera del Darro, de suroeste a noroeste y entre la calle Elvira y la cuesta de Gomérez en el sentido opuesto. Plaza Nueva es la entrada al Albaicin por la carrera del Darro y una de las vías para llegar a la Alhambra por la Cuesta de Gomérez.

Además de disfrutar de la majestuosidad de los edificios antiguos, los visitantes y granadinos pueden degustar deliciosas tapas gastronómicas y cervezas artesanales de la zona en los bares y centros culturales.  El más fácil acceso es a pie, en taxi o bus desde el centro de la ciudad ya que en auto particular está restringido.

Historia de la Plaza Nueva de Granada

La Plaza Nueva ha sido una obra arquitectónica de gran envergadura iniciada en el siglo XI desde el ensanche del puente Alhachimín o del Baño de la Corona, antes conocido como de los Barberos y de los Leñadores. En 1499, el alarife Alí de Medina le anexó al viejo punto un arco de ladrillo. Seis años después, el Cabildo de Granada solicitó a la Corona la autorización y los fondos para ennoblecer la naciente ciudad cristiana.

Luego desde 1506 hasta 1515, el cantero Miguel Sánchez ordenó embovedar setenta y dos metros del cauce del río Darro desde el Baño de la Corona hasta el palacio del Conde de Ureña.

En la época de los Reyes Católicos se cubrió el río Darro desde el puente de Hatabin hasta la cuesta de Gomérez. Se amplió hasta la plaza de Santa Ana. Con la demolición de la iglesia de San Gil aumentó el tamaño de la plaza hasta la calle Elvira, adquiriendo el espacio una forma muy parecida a la actual, siendo cuidadosamente conservada a través de los años.

Entre los edificios más emblemáticos, se encuentran la Real Chancillería de Granada, ideado por la reina Isabel la Católica en 1505 y construido entre 1531 y 1587 por el Emperador Carlos V. Declarado como Bien de Interés Cultural, es una obra arquitectónica del manierismo y actualmente, es la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y la Fiscalía Superior de la provincia.

Otro de los lugares imprescindibles para conocer, es la Iglesia Santa Ana, diseñada por Diego de Siloe en 1537 construida años más tarde por el arquitecto Juan Castellar, siguiendo el estilo del siglo XVI. Además de disfrutar de la vista espectacular la Torre de la Vela.

La Plaza Nueva de Granada es el corazón histórico y el punto de encuentro para los que quieran disfrutar de un paseo de encanto.

 

Valora esta página