Paseo de los Tristes

En la hermosa ciudad de Granada, Comunidad Autónoma de Andalucía, España, deslizándose entre la Alhambra y el Albaicín, se extiende el Paseo de los Tristes, y a su lado, como acompañándolo en su recorrido, está el río Darro. Se trata de uno de los lugares más asombrosos de la ciudad, reconocido por su majestuosidad y regia vista a la Alhambra. Su verdadero nombre es el Paseo del Padre Manjón, pero la gente lo bautizo de los Tristes, debido a que en el pasado servía de pasaje al cementerio de San José. Por su belleza y vistosidad, es un lugar único, que el turista no puede dejar de visitar.

Historia del Paseo de los Tristes

Fue construido a comienzos del siglo XVI, en propiedades que fueron cedidas para tal fin, en el sitio se preserva un edificio de forma cuadrada que se eleva como una pequeña torre, donde se ven escudos de la ciudad, adyacente al Puente de Chirimías, lugar donde da inicia el recorrido del paseo. En el paseo se colocó una baranda en el Darro y una la fuente, que en la actualidad se constituye en la única del siglo XVII que existe en el lugar.

En el Paseo se presentaban diversos espectáculos, tales como las tradicionales tardes de toros y durante la celebración del Corpus, se organizaban entretenimientos musicales y bailables para el deleite de los lugareños y visitantes.

El Paseo de los Tristes, pese a ser desde su construcción, uno de los destinos más visitados de la ciudad, cayó en la desidia, fue decayendo, hasta terminar en el descuido, pero ya a finales del siglo XX, las autoridades decidieron iniciar los trabajos de recuperación de la calle y aceras, recuperando así nuevamente su majestuoso aspecto de obrar monumental.

Además de la increíble vista que ofrece el Paseo hacia el no menos majestuoso Alhambra, durante su recorrido también se puede ver otras construcciones de gran contenido histórico-arquitectónico y es así, que justo en su inicio, se puede observar el Puente de las Chirimías, de estilo árabe, recuperado a finales del siglo XIX. Otro puente digno de destacar es el Puente del Aljibillo, también de inspiración árabe; y que se edificó en el mismo lugar que existió otro.

En su recorrido, los visitantes disfrutan de una serie de construcciones, algunas de ellas únicas, como es el caso de la Plaza Nueva, quizás la plaza más vivaz y placentera de Granada, donde convergen distintos estilos artísticos; mudéjares, ranacentista, manierista, barroco y ecléctico. Junto a Plaza Nueva está la Plaza de Santa Ana, que a simple vista parecen confundirse y a un costado se levanta la iglesia de Santa Ana y San Gil con hermoso campanario.

Uno de los lugares más pintorescos del paseo, por su estilo y leyenda, lo constituye indudablemente la antigua Casa de Castril, uno de los edificios de estilo renacentista más hermoso de la región, hoy convertido en Museo Arqueológico y Etnológico de Granada. Llama la atención, el balcón que luce cerrado y en el que se puede leer “esperándola del cielo”, inspiración de muchas historias.

La iglesia de San Pedro y San Pablo, ubicada frente a la Casa de Castril, se constituye en uno de los edificios más representativo de Granada, fue construida en el lugar donde antiguamente existió otro templo, tiene excelentes puertas de estilo renacentista. En su interior, además de los imponentes grabados en madera, ornamentos y tallas, sobresalen también exuberantes obras arquitectónicas y artísticas. Otras obras interesantes situadas en el Paseo son; el edificio de la Real Chancillería, la escultura el bailador Mario Maya, las ruinas del Hotel Bosques de la Alhambra.

Valora esta página