Iglesia Basílica de San Juan de Dios en Granada

La Iglesia Basílica de San Juan de Dios en Granada es uno de los monumentos más emblemáticos de España: es la segunda construcción de la Orden Hospitalaria en Granada después del Hospital San Juan de Dios y la portada más insigne de la Granada Barroca.

Su deslumbrante aspecto, propio del Barroco Pleno, lleno de auténticas joyas escultóricas y pictóricas; de ostentosos espejos, repisas, escudos, arcos y pilastras; y majestuosos retablos, altares y otros detalles ornamentales de madera, oro, plata y piedras preciosas, que revisten admirablemente toda la superficie de sus 35 metros de largo, le proporcionan un sentido escenográfico y museístico de grandes proporciones.

Entre otros elementos de valor, un distintivo rasgo llama poderosamente la atención de esta armónica conjugación de estructura, ornato y repertorio iconográfico, y es que fue construida en apenas 25 años, como evocan dos lápidas que reposan en el artístico cuerpo arquitectónico de su hermosa fachada, ubicada en la calle del mismo nombre, en el centro histórico de Granada, significativa ciudad de la región de Andalucía.

Historia de la Basílica de San Juan de Dios

La iglesia comenzó a construirse a petición de Fray Alonso de Jesús y Ortega en 1737 y se finalizaron las obras en 1759. Dirigidas por el arquitecto José de Bada, se iniciaron en 1734 para dar cabida inaugural a las tribunas y el coro en 1738, y posteriormente a la gran fachada en 1741. Más tarde, en 1740, se pusieron en marcha las labores de construcción de los retablos, imágenes, pinturas y demás ornato; continuando después con la edificación del camarín hasta la culminación y la bendición del templo en 1757. Más recientemente, se levantó una pequeña capilla donde antes se encontraba el acceso que comunicaba al hospital.

Fue Felipe V quién autorizó dos colectas en América para el donativo del oro de los retablos que posee el templo, entre los que destaca muy especialmente el del altar mayor por ubicarse en él una urna de plata de gran belleza que acoge las reliquias del santo. Y es que la construcción de este majestuoso recinto, de especial interés arquitectónico, plástico y religioso, fue patrocinada por la orden hospitalaria para resguardar los restos de su fundador, quien a pesar de haber nacido en Monte Mayor, Portugal, se radicó en España desde muy niño.

Si bien un año después de su muerte, en 1552, empezó a levantarse el Hospital San Juan de Dios de Granada, fue en los años siguientes, luego de ser aprobada la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Dios en 1571, y que su fundador recibiera la santificación en 1690 y su nombramiento como copatrón de Granada y patrón universal de los hospitales, cuando se hizo posible la construcción de esta iglesia anexa para que sirviera también como mausoleo al santo Patriarca.

Se puede igualmente contemplar, en este privilegiado lugar, una muestra de distintos ornamentos y objetos preciosos que han sobrevivido expolios para realzar y glorificar la humilde figura del siervo de los pobres y, entre representaciones de pasajes de la vida del santo, se puede admirar el crucifijo que San Juan de Dios tomó entre sus manos al momento de morir y el capacho de esparto que se cree usó para pedir limosna; además de una carta autógrafa de ocho páginas, escrita a la Duquesa de Seca, su gran benefactora; un bastón que utilizó, regalo de doña Leonor de Mendoza, prima de la Duquesa; y un Niño Jesús que se cree le perteneció; entre otros objetos más para el culto, que abierto al turismo bien merece un pausado paseo.

Horarios de visita

Si se desea realizar una visita, el horario es de 10.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas, de lunes a sábado; y los días domingos está abierto al público de 16.00 a 19.00 horas.

Tarifas

El precio de entrada es de 4 euros, que incluye un audio-guía en cinco idiomas.

Valora esta página